Con un ambiente acogedor, esta heladería que también es restaurante, y tiene casi de 150 años al servicio de Quito.

Situada en la calle Guayaquil, está la heladería San Agustín. Claro que también es un restaurante que ha servido comida típica a los quiteños por casi 150 años.

Cuando uno entra en esta heladería se encuentra con un entorno muy acogedor que da la bienvenida. Las paredes rojas llevan espejos bañados en oro, cuadros con motivos religiosos y recortes de periódicos que cuentan notas acerca de la heladería. La decoración es nostálgica y tiene aparatos de radios y teléfonos antiguos dispersados por todo el local. En la barra están los dulces, las humitas, pasteles, ceviche y pan. En la pared posterior está el gran menú que ofrece el restaurante.

José Andrés Chaguaro, el dueño, está siempre a las órdenes y muestra la comida en la barra al mismo tiempo que cuenta la historia de la heladería.

“Fue la primera heladería que abrió en 1858. Juana Torres fue la mujer que la fundó” dice José Andrés y añade que su bisabuela, Encarnación Andino, compró la heladería en 1908 y desde ese año se convirtió en un negocio familiar.